Global Home
Paraguay
Agricultura

Plagas y enfermedades más comunes en el cultivo de la maíz 

Hay muchos factores que hacen que nuestra nación destaque en el escenario mundial, y el cultivo del maíz es uno de ellos. 

La importancia de este cultivo se debe a la pericia de los agricultores paraguayos, que combinan tradicionalismo e innovación para que el campo crezca cada vez más.

A pesar de las numerosas técnicas para hacer que los campos de maíz sean cada vez más productivos, las plagas del maíz pueden ser un factor que reduce drásticamente el rendimiento de la cosecha. Esto se debe a que, una vez que estas plagas se han instalado, dañan el desarrollo de la planta y hacen que los granos que producen pierdan calidad.

La mejor manera de hacer frente a las plagas es saber cuáles son, cómo reconocerlas y cómo combatirlas. Con esto en mente, BASF ha preparado este artículo sobre las plagas más comunes en el cultivo del maíz para ayudarte a garantizar la sanidad de tu cultivo. ¡Comprobalo!

Cultivo de maíz en Paraguay

Plagas en el cultivo del maíz

Las plagas en el cultivo del maíz pueden causar una serie de problemas al cultivo, como la pérdida de productividad, la prolongación del periodo de cosecha e incluso la pérdida de una parte importante de la cosecha.

Entre todos estos daños, uno de los más discutidos dentro del sector agrícola es la pérdida de la calidad comercial del grano, es decir, cuando se reducen o eliminan los atributos que hacen que el maíz sea económicamente atractivo para los consumidores. Esta pérdida de atractivo tiene un impacto significativo en la rentabilidad que supone la venta del grano de maíz, y es un factor que urge corregir.

En este sentido, conocer y combatir las plagas antes de que tengan tiempo de repercutir en el valor del producto final del maíz es la mejor manera de hacer más sólido el rendimiento financiero de los cultivos de maíz.

Hoja de maiz tras el efecto de Cigarrita del Maíz

Cigarrita del Maíz

Entre las plagas más comunes en el cultivo del maíz se encuentra Dalbulus maidis, un insecto conocido popularmente como cigarrita del maíz. Esta cigarrita causa graves daños a la productividad de los maizales, lo que la convierte en un punto de atención para los agricultores.

Los daños causados por Dalbulus maidis perjudican al cultivo, ya que el insecto se alimenta de la savia de la planta. La pérdida de esta savia debilita las plantas, que producen menos granos y de peor calidad. Además, la cigarrita puede transmitir a las plantas un virus, llamado tizón tardío, que también contribuye a disminuir la productividad.

Para combatir este tipo de problemas, la mejor opción es utilizar insecticidas para impedir que la cigarra consuma la savia de las plantas. Además, el uso de estos insumos detendrá la propagación del tizón, garantizando que el virus no se perpetúe en más lugares de la plantación.

Barrenador del cuello en los maizales

Otra insectos que ataca severamente al maíz es el barrenador del cuello, cuyo vector principal es la oruga Elasmo, de nombre científico Elasmopalpus lignosellus. Entre los diversos perjuicios que puede causar esta plaga, el principal es el daño a las hojas de la planta.

Esto se debe a que estas orugas actúan directamente sobre el desarrollo del maíz, lo que suele provocar que se marchite y finalmente muera. Esta plaga se manifiesta con mayor intensidad en épocas de sequía y se desarrolla mejor en suelos menos húmedos.

La lucha contra Elasmopalpus lignosellus consiste en utilizar insumos químicos adecuados, como insecticidas, para tratar las semillas. Esto mitiga la acción de las orugas sobre las plantas y evita pérdidas drásticas de productividad.

Oruga del elasmo (Spodoptera frugiperda) dañando una hoja de maizal.

Oruga cogollera en las plantaciones de maíz

Spodoptera frugiperda, o gusano cogollero, tiene daños similares a los de la oruga Elasmo, diferenciándose únicamente en la intensidad, ya que la primera es mucho más dañina, causando daños más pronunciados en los cultivos.

Este mayor volumen de daños se debe a la capacidad de Spodoptera frugiperda para dañar las plantas durante todo su ciclo de desarrollo, que dura unos 20 días. En general, estos insectos tienden a atacar las partes superiores de las plantas de maíz, dañando sus hojas y reduciendo el nivel de sanidad que el cultivo necesita para prosperar.

El uso de insecticidas es igualmente importante en este caso, ya que es la mejor manera de evitar que la oruga cogollera interrumpa su desarrollo e impida que se reproduzca.

Chinche Barriga Verde en plantas de maíz

Chinche Barriga Verde es una plaga que infecta a las plantas en su fase de desarrollo, pero sólo manifiesta sus verdaderos daños una vez que el maíz ha germinado por completo.

Causado por Dichelops spp., este insecto pica a las plantas en sus fases de crecimiento, cuando aún no están formadas. Si están infectadas, aparecerán manchas transversales en las hojas a medida que se desarrollan. Esta mancha es señal de que la distribución de la savia en la planta es desigual, lo que significa que los granos que produzca serán de menor calidad comercial.

Los insecticidas son los grandes aliados del agricultor en este sentido, ya que son los más eficaces para curar el cultivo de esta enfermedad en cuanto se identifica el problema.

Oruga cortadora en maíz

Por último, tenemos a Agrotis spp, un tipo de larva que causa la Oruga Cortadora, una plaga extremadamente común en los cultivos de maíz en Paraguay. Estas larvas son muy características por su comportamiento defensivo de enroscarse cuando se las toca, dándoles el aspecto de un hilo.

De hábitos nocturnos, las Agrotis spp. tienen un aspecto marrón grisáceo y son las principales responsables de causar la muerte de las plántulas jóvenes. Esto se debe a que el gusano cortador suele atacar la zona de las plantas que queda bajo tierra, dañando considerablemente su desarrollo hasta el punto de que ya no pueden absorber el agua y los nutrientes del suelo.

La aplicación de insecticidas en este caso también es recomendable, y debe ser localizada, teniendo en cuenta el comportamiento de estas larvas, que suelen permanecer a unos 10 cm de las plantas atacadas.

Conocé más sobre nuestras soluciones BASF para éste cultivo

BASF y el cultivo de maíz: ¡ayudar a los agricultores a cultivar cada vez más!

En BASF comprendemos muy bien los esfuerzos diarios que tienen que hacer los agricultores para que el panorama agrícola de nuestro país siga evolucionando. Por eso, nuestra misión es ayudarle a gestionar sus cultivos de forma eficiente, proporcionándoles la productividad y la salud que anhelan.

Si queres saber más sobre cómo gestionar tus cultivos de forma más estratégica, entra en los contenidos de cultivo de BASF y enterate qué necesitan tus cultivos para crecer cada vez más.

Quizás también te interese leer:

Conoce más sobre nuestros servicios