Las cookies nos ayudan a servirte de la mejor manera. Usando nuestros servicios, aceptas nuestro uso de las cookies. Leer más

12 de enero de 2023
Colombia
Agricultura

La importancia de las iniciativas de conservación del agua y el suelo

Saber vigilar el cultivo y ocuparse de la conservación del agua y del suelo son actividades fundamentales en la rutina de los agricultores y que pueden potenciarse optimizando el uso de los recursos disponibles para ello.

Al fin y al cabo, los avances de la tecnología y la ciencia se han hecho cada vez más necesarios para el desarrollo de la agroindustria, no hay más espacio para la interpretación sobre los beneficios de ambas áreas en el día a día de quienes viven en el campo, impulsando estrategias de sostenibilidad y optimizando los procesos de la agricultura. .

¡Y de eso hablaremos a lo largo de este post! En los siguientes temas, discutiremos los impactos de la sostenibilidad en el sector agrícola y cuáles son los beneficios para quienes invierten en esta idea. ¡Disfruta de su lectura!

Sostenibilidad y agroindustria: una asociación fructífera

Hands of a child taking a plant from the hands of a man - garden

El peso de la agroindustria en el crecimiento del país y de América Latina en general es innegable - después de todo, la actividad de estos países corresponde al 38% de todas las exportaciones mundiales.

Una de las estrategias para mantener este crecimiento (incluso en periodos adversos, como las crisis económicas) es la conservación del agua y del suelo. Esta es la única manera de garantizar la longevidad de la producción agrícola y también de fortalecer el cultivo para un nuevo ciclo de producción de la tierra.

Para ello, es necesario prestar atención a estrategias y planificaciones específicas que reconozcan la importancia de mantener vivo el ciclo de la naturaleza que nos rodea,  teniendo en cuenta las características de cada especie y la región donde se encuentran.

Cuando volvemos la mirada al campo, hay algunas prácticas que pueden generar daños no sólo a la naturaleza sino también al productor, precisamente porque formamos parte de una red que influye y sufre la influencia, respectivamente. Algunas conductas que podemos observar son:

  • El exceso de riego, que puede provocar un proceso de erosión natural y aumentar así el riesgo de pérdida de nutrientes (fenómeno conocido como lixiviación);
  • En consecuencia, el agua en xceso puede generar problemas que se traducen en una mayor posibilidad de salinización y con ello, una menor oxigenación de las plantas;
  • Riego insuficiente, que, tiende a crear estrés hídrico y, potencialmente, causar la pérdida de parte de la producción.

De ahí la importancia de estar atentos a las iniciativas que promueven la conservación del medio ambiente y que traen a colación el tema de la conservación del agua y del suelo. Pero ¿qué debe esperar el sector agrícola al invertir en ideas que proponen una agricultura sostenible como medida beneficiosa para todos?

Algunos de los ejemplos exitosos que se han aplicado en el mundo son la Producción Agroforestal y la Integración Cultivo-Ganadería-Silvicultura, esta última muy extendida en el territorio nacional debido no sólo a la preservación de los recursos naturales, sino también como una alternativa sostenible y muy eficiente en términos de rentabilidad.

Agricultura con visión de futuro

Al analizar cómo ha reaccionado el mercado a las innovaciones centradas en la conservación del agua y el suelo, podemos observar una plétora de ideas y trabajos que han presentado resultados positivos para ambos frentes.

Un buen ejemplo es el proyecto de la sandía Pingo Doce, donde la producción sostenible forma parte de una alianza entre la alta calidad y la demanda de los consumidores. Mediante el uso de semillas desarrolladas por BASF, los productores se comprometen a trabajar según los pilares del proyecto, que incluyen la sostenibilidad, la calidad, la salubridad y la seguridad alimentaria.

Las ganancias de quienes apoyan esta idea son la asociación con los agricultores centrados en el mismo objetivo, ganar mercado con un producto seguro que cautive al consumidor. Además, por supuesto, de implicar un proceso de producción que permita la sostenibilidad a la vez que aporte beneficios a los que invierten.

 

Además de la Integración Cultivo-Ganadería-Silvicultura y del proyecto Pingo Doce, existen varias iniciativas y prácticas que promueven y facilitan la adhesión de los productores rurales a un sistema de producción cada vez más sostenible y alineado con las demandas de la sociedad.

Un reflejo de cómo el uso de las nuevas tecnologías destinadas a la gestión de las plantaciones es el mantenimiento del medio ambiente a través de prácticas que conservan los recursos naturales y dan lugar a una producción sostenible y de calidad.

Apostar por el futuro de la agricultura como parte de un sistema que valora la conservación del agua y el suelo es contribuir a la longevidad de un legado y cuidar el bien más preciado para el desarrollo de la agricultura, el medio ambiente. 

Continúa navegando por nuestra plataforma para conocer más iniciativas que garantizan los mejores resultados para los agricultores al tiempo que conservan nuestro medio ambiente, porque siempre buscamos lo mejor para nuestro planeta.

¿Quiere recibir contenidos exclusivos, estudios exclusivos y ebooks? ¡Inscríbase ahora!

Lea más contenidos como este:

Conoce más sobre nuestros servicios BASF