Choose a location

    Soluciones para la Agricultura Estrategias para el manejo integrado de enfermedades en soja

    Business news | Feb 14,2019-13:00:0000

    Estrategias para el manejo integrado de enfermedades en soja

      • Las enfermedades de fin de ciclo son un atenuante del rendimiento del cultivo de soja si no se las trata con un fungicida efectivo.
      • Su potencial de daño puede afectar entre un 25 y un 30% del rendimiento. 
       

      Buenos Aires, enero de 2019 – Pese al mal tiempo del 2018, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se estima que el avance nacional cubrió el 89% de la superficie proyectada en 17.900.000 de hectáreas. Este 2019 en diferentes zonas del NEA y el NOA se registraron abundantes lluvias y mejoraron las condiciones de humedad en los lotes sembrados con soja. Desde otra perspectiva, debido a estas condiciones climáticas, la soja se aproxima a sus estadios fenológicos de mayor susceptibilidad a diferentes patógenos. Si bien estas enfermedades afectan todas las zonas sojeras, la prevalencia de una u otra depende de las condiciones de manejo del cultivo y las características de la zona. Tienen mayor presencia en la zona núcleo, la provincia de Buenos Aires, sur de Santa fe, sur de Córdoba y, por último, las regiones del NOA y NEA.

      Entre las limitantes que presenta el cultivo de soja, se encuentran las llamadas enfermedades de fin de ciclo (EFC). Se denominan así porque los síntomas y signos se hacen visibles cuando el cultivo entra en su etapa final. La Mancha marrón, Tizón de la hoja y Mancha ojo de rana, entre otras, son enfermedades con períodos de latencias largo, la colonización de la planta por el patógeno se da en estadios tempranos del cultivo, pero la sintomatología que indica su presencia se manifiesta mucho después.

      Las EFC se inician en el último período del cultivo, a partir de tres factores: el cultivo de soja, los patógenos presentes en el cultivo tanto como latentes en el rastrojo, y las condiciones ambientales como lluvias frecuentes, horas de mojado foliar y temperaturas medias.

      “Las enfermedades de fin de ciclo se expresan con mayor intensidad hacia la madurez del cultivo, a partir de tres factores: el cultivo de soja, los patógenos presentes y las condiciones ambientales como lluvias frecuentes, hora de mojado foliar y temperaturas moderadas. Es importante monitorear a la soja de primera fecha de siembra y no olvidar que la soja de segunda también debe ser protegida” asegura Lucrecia Couretot, Fitopatóloga del INTA Pergamino y agrega: “En enfermedades como la Mancha Marrón y Tizón Foliar por cercospora que tienen una fase asintomática, es primordial controlar temprano porque generalmente, cuando encontramos los primeros síntomas ya es tarde.”

      Para la prevención y control de las enfermedades de fin de ciclo, BASF cuenta con Opera®, un fungicida que ha demostrado a lo largo de las campañas un consistente control eficaz de enfermedades con una mayor persistencia de acción, mayor respuesta en el rendimiento (más de 350 kg/ha en 8 campañas) y calidad de semilla. En zonas de estrés hídrico como en el norte y centro de la provincia de Buenos Aires, es primordial protegerse ante las adversidades climáticas con fungicidas, ya que las enfermedades están latentes.

      Juan Pablo Migasso, Gerente del Cultivo de Soja en BASF, destaca: “Con la aparición de estas enfermedades, es importante la aplicación del fungicida. Principalmente es importante medir la cantidad de lluvias desde R3 en adelante y cuando las lluvias acumuladas alcancen los 50 a 60 mm, se recomienda proceder con la aplicación” y agrega: “Se deben utilizar mezclas, principios activos con diferentes mecanismos de acción y respetar las dosis del marbete”.

      Es fundamental realizar evaluaciones frecuentes de monitoreo en el período vegetativo para detectar la aparición de enfermedades de fin de ciclo. En el caso de que no se detecten hasta R3, se debe realizar la aplicación preventiva de Opera® en este estadío.

      Acerca la División de Soluciones para la Agricultura de BASF

      Con una población en rápido crecimiento, el mundo depende cada vez más de nuestra capacidad para desarrollar y mantener una agricultura sostenible y entornos saludables. La división de Protección de Cultivos de BASF trabaja con agricultores, profesionales agrícolas, expertos en manejo de plagas y otros para ayudar a que esto sea posible. Con su cooperación, BASF es capaz de mantener una línea activa de R&D, un innovador portafolio de productos y servicios, y equipos de expertos en el laboratorio y en el campo para apoyar a los clientes en hacer que sus negocios tengan éxito. En 2017, la división de Protección de Cultivos de BASF generó ventas por más de 5,7 mil millones de euros. Para más información, visítenos en agriculture.basf.com o en cualquiera de nuestros canales de medios sociales.

      Acerca de BASF

      En BASF creamos química para un futuro sustentable. Combinamos el éxito económico con la protección ambiental y la responsabilidad social. Son más de 115.000 colaboradores del Grupo BASF trabajando para contribuir con el éxito de nuestros clientes en casi todos los sectores y países del mundo. Nuestro portafolio de productos está organizado en seis segmentos: Químicos, Materiales, Soluciones para la Industria, Tecnologías de Superficie, Nutrición & Cuidados y Soluciones para la Agricultura. BASF generó ventas por más de €60 mil millones de euros en 2017. BASF cotiza en las bolsas de valores de Frankfurt (BAS), Londres (BFA) y Zurich (BAS). Para más información, ingresa a: www.basf.com

    Estrategias para el manejo integrado de enfermedades en soja

    Contacto

    Maria Florencia Allub
    Servicios de Marketing
    +54 11 15 34027150
    Enviar correo electrónico
    TOP
    PROD-AEM